Blogia

anamayoral

Carlos bolinaga presenta su nuevo libro

Uno de nuestros tertulianos presenta un nuevo libro coincidiendo con estas fechas navideñas, Carlos bolinaga. La cita será:

El jueves 29 de diciembre, a las 20 horas, en la sala Polisón, del Teatro Principal, presentará su nuevo libro "Cuentos de palabras".
 
Le acompañarán:
Miriam Fernández Lara (mi hija, como ilustradora)
Felix Alonso Camarero, escritor
Fernando Arahuetes, pintor
Esteban Arrabal, músico

Desde aquí le envío  un fuerte abrazo.

ENLACES DE INTERES PARA LA PIZARRA DIGITAL

Enseñar en la ESO: MATERIA, CAMBIOS DE ESTADO, TABLA PERIÓDICA, ETC:

http://concurso.cnice.mec.es/cnice2005/93_iniciación_interactiva_materia/curso/index.html

Animaciones para ciencias de la tierra, geografía, geología, etc.

http://bioygeo.info/animacionesCTM2.htm

RECURSOS EDUCATIVOS DEL MEC EN GENERALÇ

http://www.ite.educacion.es/es/recursos

 

continuara...

Sale un nuevo Caleidoscopio

Son 28 Páginas con texto de veinticuatro autoras y autores las que se ofrecen a los lectores burgaleses y a los que acudan a los puntos de distribución habituales: bibliotecas, centros culturales, bares con tradición literaria, etc. en el nuevo número de Caleidoscopio.

Dado el momento actual constituye un verdadero milagro que una revista literaria sobreviva y, además, muy dignamente. El número de colaboradores se ha incrementado con el tiempo y el diseño también se ha ido puliendo y mejorando con los años.

Aunque ya no participo en su elaboración, por falta de tiempo no de ganas, me siento orgullosa y contenta del crecimiento y desarrollo de esta revista, que nació con muy pocos medios pero con mucha ilusión.

Un abrazo caleidoscópico a todos y Feliz 2012.

Noticias desde la revista Maisontine

Queridos amigos y colaboradores de Maisontine. Acabamos de publicar el nuevo número -ya el 7º- de nuestra Revista Digital de Arte y Cultura. En esta ocasión con la novedad de que ya cuenta con ISSN: el DNI de las publicaciones periódicas.
 
Contamos con nuestras habituales secciones de Poesía, Relato, Ensayo, Traducción, Crítica Literaria, Fotografía, Música y Danza, además de una nueva sección de Etnografía.
Como siempre, desde este último número podréis acceder a todas las secciones de los numeros anteriores.
 
En la elaboración de este número, como en la de los otros seis, han participado de forma desinteresada creadores independientes de Cantabria, de otras comunidades de España y también de Hispanoamérica. Muchas gracias a todos. Esperemos que este último número sea de vuestro agrado y que podamos seguir editando nuevas entregas.
 
Os recordamos que podéis poneros en contacto con nosotros para enviarnos colaboraciones a través de nuestro correo electrónico maisontine@gmail.com
 
El acceso a la revista es gratuito. Se puede entrar en ella tecleando Maisontine en Google o a través del siguiente enlace
 
http://www.maisontine.com

NUEVO BLOG DE CALEIDOSCOPIO

http://grupocaleidoscopio.blogspot.com/

Este es el enlace para el nuevo blog que ha creado nuestra tertulia. Desde este otro rincocito del ciberespacio le deseo mucho éxito.

Espero que sirva de canal de comunicación entre tertulianos y simpatizantes de las letras y la creación literaria.

No soy de redes sociales pero opino sobre los profesores

A los lectores que me siguen les aviso: no me busquen en las redes sociales. Tan sólo estoy en facebook pero no suelo entrar, así que mi ausencia en el blog no se debe a que haya emigrado a otras zonas del ciberespacio. Sin embargo, no me resisto a opinar sobre la polémica que se ha iniciado en ciertas comunidades autónomas sobre la ampliación de horas del profesorado. Los políticos lo reducen a que los profesores se quejan por tener que trabajar 20 horas semanales. Mienten como bellacos. Aquí dejo algunas verdades:

  • Los profesores tienen 25 horas semanales de permanencia en el centro.
  • De esas horas de 17 hasta 20 son lectivas, el resto se dedican a guardias, reunionen con los padres, reuniones de tutores, etc.
  • Ya hay muchos profesores que están haciendo 19 y 20 horas porque las plantillas se ajustan al máximo.
  • Cuantas más horas lectivas los profesores hacen menos guardias (una hora menos por guardia) lo que significa que no habrá profesores suficientes para guardias.
  • Desde hace algunos años no se cubren algunas bajas -por ejemplo, los 15 días por matrimonio a los que todo trabajador tiene derecho- y es previsible que no se cubran en el futuro tal y como está el patio, lo que redunda en la calidad de la enseñanza.
  • A los profesores ya se les ha reducido el sueldo, y es una medida más que suficiente.
  • Cuando llega a casa un profesor tiene que preparar clases y corregir, la mayor parte de trabajadores termina su jornada laboral cuando sale de la empresa. Por tanto esas son más horas para contabilizar.
  • Además debe hacer cursos de formación por las tardes y los que tienen hijos en verano. Seguimos formándonos en nuestro tiempo libre y son bastante horas las que dedicamos a formación.
  • Hay tardes de evaluaciones, exámenes de septiembre, reuniones con los padres, claustros y consejos escolares.
  • Para llegar a ser profesor, un licenciado ha invertido sus vacaciones, sus tardes y sus fines de semana en preparar la oposición.
  • En resumidas cuentas, los profesores no son vagos ni maleantes, han tenido que pasar una selección muy dura para optar a este puesto de trabajo y deben encerrarse en un aula con alumnos que no quieren estudiar, que molestan, que faltan el respeto, etc. y lidiar con padres que defienden a estos alumnos, etc.
  • Se de lo que hablo porque soy profesora de secundaria

Con todos estos argumentos y algunos más que se me olvidan les digo a aquellos a los que esta profesión les parece un chollo ¿Por qué no optan ellos a este empleo?

Cuando yo estudiaba mi carrera o las oposiciones, mientras trabajaba, otros estaban por ahí de cañas o de vinos al salir del trabajo. Me he dejado los ojos en los estudios y me dejo la piel en las aulas. En la fábula de la cigarra y la hormiga desde luego no somos la cigarra.

Creo que los docentes nos merecemos un poco de respeto y que la señora Aguirre no mienta sobre nosotros.

 

El termómetro de la felicidad

Supongo que no está bien hacer publicidad gratuita -no cobro nada por ello, os lo aseguro-, pero la tienda SEPHORA es para mí el mejor termómetro de mi estado anímico. El otro día pude entrar y ni lo hice. Otro día entré, estuve unos minutos y no compré  nada. Hace unos años me moría de ganas de visitar una de estas tiendas en cuanto me enteraba que existían en la ciudad que visitaba. ¿Por qué? Pues en aquella época el despliegue de colores que mostraban sus geles, jabones junto con los bonitos diseños de sus envases me animaba más que cualquier otra cosa en el mundo. Si además adquiría alguna sombra de ojos que encerrara uno de esos mágicos colores me asegura de llevar siempre en el bolso una píldora para la depresión. Por aquel entonces frecuentaba lugares de color verde musgo y marrón. Colores que en la naturaleza están muy bien, pero fuera de ese contexto me producen una gran tristeza.

Por esa regla de tres, el que no me interesen nada esas tiendas en la actualidad implica que me encuentro fenomenal conmigo misma y no necesito sumergirme en los productos de belleza de colores y diseños maravillosos.

Hablando de colores. No me gusta el naranja. Y tengo amigas que me regalan prendas naranjas -pañuelos, bufandas, pareos, etc.- En los demás me parece un color estupendo, pero no para mí. Tengo una caja repleta de complementos naranjas que no puedo poner y me da pena tirar porque quiero mucho a mis amigas. ¿Debo decirles la verdad? ¿Se enfadarán? ¿O debo intentar ponérmelos a ver qué pasa?

Desvaríos antes de dormir

Ultimamente se me ocurren muchas cosas cuando me voy a dormir. Pretendo recuperarlas al día siguiente, para plasmarlas en esta bitácora. Pero o bien son poco interesantes y se duermen para siempre conmigo o bien es que mi memoria es como la superficie del mar: no se puede escribir sobre él.

Un día quería escribir acerca del problema del guante de goma derecho. Sí, ese guante que se rompe antes que el izquierdo -en los zurdos al revés-. Deberían vender los guantes sueltos, de tal modo que pudieras comprar el que te falta y seguir usando el que permanece nuevo.

Otro día quería escribir sobre los pendientes viudos. Tengo muchísimos. Deberían venderlos por tríos en vez de en pares. Ya no compro pendientes. Sé que los perderé o se los ragará el aspirador así que me ahorro el gasto y el disgusto. Si los vendieran por tríos me sentiría mejor, pues siempre me quedaría otro en la recámara.

Otro día pensaba en las canciones infantiles. Esas que me cantaron y que mi memoria no acierta a encontrar entre tanta información almacenada. Y acabo de leer sobre el exceso de información en una revista profesional. Es un problema que nos acucia a todos desde hace años. Tenemos un exceso de información imposible de digerir. Y más aún ahora que hasta en la radio hay facebook y twitter, ya no nos conformamos con los individualistas blog. Lo último es un proyecto de unos estudiantes universitarios andaluces que van a diseñar unas cepas de bacterias capaces de sumar. Una entiende lo de los biobriks, paquetes de información que encajan como las piezas de un lego, pero no como conseguir que sumen. ¿Alguien puede explicármelo?

Tal vez debiera realizar una exposición de pendientes viudos, guantes de goma izquierdos impecables y fragmentos de canciones infantiles.

Tal vez, así, aparecería algún zurdo y podríamos hacer negocio. Quizás llegara otra persona con otros pendientes viudos gemelos al mío y podríamos reunirlos. A lo mejor -no me gusta el término igual en este contexto- alguien podría rellenar esos huecos de mi memoria para tener completas las canciones que me hicieron feliz.

Me veo desvariando sobre temas absurdos, como Carrie en su columna, sólo que yo no vivo en Nueva York, no hay un Big -¿se escribe así?- que me rompiera el corazón y soy incapaz de calzarme unos Manolos.

 

Siiiiiii Ahora recuerdo. Quería escribir sobre los colores y el termómetro de la felicidad. Lo dejaremos para otro día.

Caleidoscopio Nº 10

Es el 10 un número redondo, como redondo es también el ejemplar que tengo en mis manos, que aún conserva el perfume del Espolón. Y es que estamos en plena Feria del libro y a los que amamos a este objeto mágico la Feria representa un momento de encuentro y fiesta literaria. Hablando de encuentros, ayer firmaban sus obras tres de los escritores habituales en Caleidoscopio: Luis Carlos Blanco, con sus Refllexiones eclécticas sin principio ni fin -pero cargadas de principios-, y el libro que nos ofrecen Carlos de la Sierra y Fernando Ortega, que al alimón han construido un caleidoscopio de personajes burgaleses claves en El día que Burgos gritó libertad. Tamabién firmaba su obra Jesús Borro: Arlanza mágica y embrujada. Una obra muy interesante sobre las creencias ancestrales de esta comarca burgalesa.

Los lectores de Caleidoscopio ya conocéis los lugares donde podéis conseguirla: la Feria del libro, bibliotecas, centros culturales, etc.

El número 10 se presenta con una bellísima portada de Amaya Barahona, y en el interior nos ofrece relatos, reflexiones y poemas de los tertulianos de siempre y de otros nuevos, que felizmente se van incorporando. Esperamos que la disfrutéis.

Posesion

 

Cuando veía el otro día Posesion en la Sexta3, y observaba el trabajo de los actores que representan a dos poetas victorianos, no pude menos que emocionarme ante la belleza de sus palabras y la pasión que los desborda, que me recordaban muchísimo a otros dos actores muy conocidos.

Tal vez el director quiso contar con Meryl Streep y Richard Gere, y al no estara disponibles buscó a otros actores de sorprendente paarecido que más bien parecen imitarles que construir sus propios personajes. Seguro que es mi propia imaginación la que ve a Meryl Streep en un papel que me parece hecho a su medida, igual me ocurre con Gere y no el subsconsciente del director. En cualquier caso, ella transmite esa luz sedante a través de su cutis de porcelana y un cabello pelirrojo claro, mientras que él, con el pelo alborotado, muestra una expresión similar sin llegar a producir el extasis de los diminutos ojos de Gere, que se encojen como para encontrar en su interior lo que el papel demanada, haciéndolo tremendamente real.

En este enlace http://www.labutaca.net/films/16/posesion1.htm podéis encontrar muchísima información sobre la película, que está basada en la novela de A. S. Byatt, que espero leer muy pronto Seguro que la repiten en la Sexta3. Os la recomiendo.

Care Santos, una mujer y escritora real

Volviendo al tema de mujer madre y escritora, y tras no creernos mucho la vida de Reyes Calderón -aunque leo en la misma publicación donde apareció el artículo que una lectora estaba agradecida por el ejemplo que nos daba a las mujeres-, me encuentro con un texto de Care Santos.

Leí hace unos años La muerte de Venus, una de sus novelas y tuve la suerte de compartir con ella unos minutos. Me pareció y me sigue pareciendo una mujer real, comprometida con la literatura porque es su forma de vida desde la infancia, pero también con el cuidado de sus tres hijos. Y no se le caen los anillos para contar que no es perfecta, que tiene que coser un disfraz para uno de sus hijos y que termina delegándolo en el padre. Admite que no sabe coser, pero no alardea de su prolífica carrera literaria tanto para adultos como adolescentes, en la que destacan novelas y cuentos. Podéis saber más sobre ella en http://www.caresantos.com/

y os recomiendo La muerte de Venus. No podréis dejar de leer.

Ahora publica una recopilación de sus textos en la red, pensamientos, aforismos, cuyo título nos lleva a esa pregunta con la que nos saluda facebook. ¿qué estás haciendo?

 

Obsolescencia programada

Bajo este complejo término que igual puede aludir a la caída de la hoja como a una planificación a largo plazo de lo que está de moda, se esconde algo que siempre habíamos sospechado que existía: los objetos, electrodomésticos y aparatos electrónicos están diseñados, de forma consciente, para que tengan un número limitado de usos. En un documental de La 2 que se titulaba algo así como Comprar, tirar, vender ... contaban la historia de las bombillas, que desde el principio duraban muchas más horas y fueron sustituidas rapidamente por otras que fallaban antes. Cualquier intento de vender productos de larga duración era abortado antes de que saliera a la venta, pues atentaba contra el nuevo modelo productivo.

En el reportaje exponían casos muy concretos: una impresora con un chip que llevaba un contador para el número de impresiones y que cuando alcanzaba el límite impedía que la máquina funcionase. O el de un i-pod cuya batería dejaba pronto de acumular energía.

No soy usuaria de demasiados chismes electrónicos pero sí de mi móvil, que utilizo más como agenda, cámara de fotos, calendario, despertador y radio en horas de insomnio que para llamar por teléfono. La batería está llegando a su fin y me da mucha rabia, porque no me apetece cambiar de aparato. De todos modos, aunque encuentre la batería me fallará el cargador, que también se está rompiendo en la zona de conexión. Los auriculares parecen sobrevivir a degeneración planificada, espero no dar ideas a los ingenieros.

Terminaba el programa con las imágenes de un vertedero de cacharros electrónicos en un país en vías de desarrollo, que con semejante panorama dudo se pueda desarrollar.

Algo tenemos que hacer para parar este consumo desmesurado y me temo que la única forma de hacerlo está en la educación. Por mi parte intentaré hacer lo posible, aportar mi granito de arena. Están en juego la salud del planeta y el sentido común.

Una vacuna para el Alzheimer, una gran noticia.

Parece que tenemos ante nosotros la posibilidad de derrotar al monstruo comedor de memorias y destructor de personalidades. Una empresa española de biotecnología: ARACION BIOTECH ha desarrollado una vacuna que impide que las proteínas responsables del daño cerebral se acumulen en nuestras neuronas. Si esto es así ese terrible fantasma del futuro desaparecería para siempre. Los que han convivido con algún enfermo saben muy bien de lo que hablo. Mi abuelo tuvo una demencia senil -al menos eso dijeron en los años ochenta-, pero yo sospecho que tenía alzheimer y la perspectiva de caer en ese pozo en el que se anula para siempre la personalidad pero el cuerpo sigue "viviendo" un deterioro inexorable y sin sentido se me hace insoportable. Es esta una gran noticia. Tendremos que esperar aún siete años para que se comercialice -siempre y cuando los ensayos clínicos vayan bien-. Felicidades y mil gracias a esta empresa española.

Aparecieron los baberos

Y no se habían marchado a la dimensión de los calcetines perdidos, ni al agujero negro que se traga los pendientes. Estaban donde tenían que estar: en la bendita guardería, limpitos, esperando que alguien los reclamara. Pregunté por ellos y me devolvieron un puñado multicolor de telas plastificadas con los rótulos de los días de la semana que me faltaban y las caritas alegres de gatitos, hipopótamos y otros animalillos no identificados.

Hablando de temas infantiles, parece que se está cociendo el nuevo número infantil de caleidoscopio. El último caleidoscopio para adultos quedó francamente bien. Me voy dosificando los relatos para que me dure mucho, y estoy disfrutando con el de Esther Pardiñas, Luis Carlos, Felix Alonso, Carlos Bolinaga y María Mazo. Gracias a todos por seguir escribiendo y por acordaros de mí.

 

de baberos perdidos y superwoman

Leo en la revista Mujer Hoy un artículo sobre la escritora Reyes Calderón, autora de dos superventas: Expediente Canaima y El último paciente del doctor Wilson. Sin embargo la entrevista no versa sobre sus novelas sino como la autora compagina sus tres profesiones: profesora de universidad, asesora de una empresa y escritora con ser madre de nueve hijos. La verdad es que me atrapó el titular: 9 hijos, 3 trabajos y 2 bestseller... Con semejante comienzo me sentí la mujer más inútil del  mundo: 1 hijo, 1 trabajo, 0 bestseller, 0 escritura. Como saben mis fieles lectores últimamente escribo muy poco y esta escasa productividad se la atribuyo a la falta de tiempo. A pesar de tener los minutos contados me sumergí en el artículo de esa superwoman. Para mi sorpresa se levanta a la vez que yo, pero claro, sólo da una horita de clase en la universidad, un poquito en el despacho del decanato, hasta un rato de gimnasio después del almuerzo en casa -luego confiesa que no es todos los días, menos mal-. Se me olvidaba que también va por la mañana otro rato a la empresa y por la tarde una horita de despacho y a las seis en casa, supervisa las tareas de los niños, etc. Luego menciona que tiene dos asistentas que los bañan y son las que deben hacer todas las tareas hogareñas y los recogen en los colegios. Luego, a partir de las once de la noche escribe sus novelas. Yo a  partir de las once de la noche no soy persona.

Esta tarde escribo mientras observo de reojo como mi hijo juega -menos mal que aprendí mecanografía en la adolescencia y tecleo sin faltas y sin mirar el teclado-, escribo y me pregunto qué ha pasado con los cinco baberos que tenía con los días de la semana, doy gracias a quien sea de que existan las guarderias, miro con pánico el montón de trabajos de mis alumnos que aún no he corregido, porque doy más de una clase al día y tengo reuniones a tutiplén durante mi jornada laboral. En fin que debe ser que no me organizo,y a  la once una no está para novelas sino para desconectar del mundo y dormir -si el enano te deja-. Así que esta mañana, mientras empleaba el recreo en una guardia de biblioteca y regañaba a unos adolescentes díscolos por hablar y sentarse como si estuvieran en una taberna, escribí un poema con la tarea de mi querida tertulia: "y siguió actuando". Después  me sentí feliz pues mi hijo está a mi lado, con su libro de tela y sus dulces balbuceos que llenan la luz mortecina de la tarde. No tienen la misma suerte Eva cobo ni Toni Cantó, que se subió a un escenario el mismo día que falleció su hija. La vida le golpeó en lo más querido ... y siguió actuando.

No deseo bestsellers, ni asistentas, ni consejos de administración de empresas, ni machacarme en el gimnasio, sólo pasar la tarde con mi hijo, esperar que regrese mi marido del trabajo y que acabe la lavadora para tender los baberos que áun nos quedan.

 

Campanadas

El otro día vi un programa de La2 en el que doce personajes conocidos narraban una anécdota increíble o surrealista que les hubiese ocurrido. Una de ellas la transcribo aquí, porque a mí me sucedió algo similar y al final terminaré creyendo que los ángeles de la guarda existen. El actor José Maria Pou contaba que hacía quince años viajó a París para ver una obra de teatro. Era verano, en Barcelona hacía mucho calor así que no llevaba ropa de abrigo. Cuando aterrizó en París se encontró con un frío terrible, era domingo, no podía comprarse ropa, así que se encaminó hacia una turística en la que vendían camisetas por ver si encontraba algo con lo que cubrirse. Al pasar por la plaza Vendome, observó en el suelo un bulto junto a una joyería. Miró alrededor por si alguien había perdido lo que parecía una prenda. La recogió del suelo y resultó ser una expléndida chaqueta de cuero forrada de piel. Justo lo que necesitaba. Espero por ver si aparecía el dueño, y como no lo hizo se la probó y vio que le sentaba como un guante y se encontraba en perfecto estado. Así que dio gracias a su angel de la guarda, en el que hasta entonces no creía, y tan contento se dispuso a disfrutar de París. Cuando se marchó, al día siguiente, le entregó la chaqueta al recepcionista del hotel diciéndole que se la regalaba y que no hiciera preguntas. No se sentía con derecho a quedársela.

Mi "campanada" fue la siguiente: hace años cogí el autobús urbano en mi ciudad, Burgos. Por aquel entonces había unos papelitos que comprabas en las cajas de ahorro a modo de billetes y que salían más baratos. Pero ese día no los llevaba. Busqué monedas para pagar y no encontré ninguna. El autobús ya se había puesto en marcha y el conductor esperaba que le pagase. Le di un billete, no recuerdo si eran euros o pesetas, pero de los más pequeños, y me dijo que no aceptaban billetes y que tenía que bajarme en la próxima parada. Imaginen mi bochorno y mi cabreo, teniendo dinero me echaban del autobús, teniendo en cuenta que pasaba y sigue pasando cada veinte minutos -algo totalmente inaceptable en una capital que se precie de serlo-  la faena, por no decir putada, es considerable. Cuando ya estaba dispuesta a bajarme del autobús porque me resultaba imposible hacerle comprender al conductor que tenía dinero, y que seguramente el disponía de cambio para mi pequeño billete, una señora se levantó y me tendió uno de esos tickets de viaje. "Toma" me dijo. "Señora, tenga el dinero", le respondí ofreciéndole el billete, a lo que ella contestó. "No me des nada, simplemente dale un ticket a otra persona que lo necesite". Le di las gracias y proseguí el viaje sin más incidencias.

Al día siguiente estaba caminando por el centro de la ciudad, junto a la Casa del Cordón, cuando se me acercó una mujer y directamente me pidió un ticket para el autobús. Me quedé de piedra. Era como si el destino me pusiera a prueba para averiguar si era tan generosa como la señora del día anterior. Por mi parte, no suelo dar nada a quien me pide por la calle, no me fío de la gente, supongo que toda la vida en Madrid te hace temer de los desconocidos. Pero en esta ocasión no me lo pensé, le di el ticket a la mujer y me marché satisfecha y en paz con la divina providencia.

¿Os ha ocurrido alguna de estas "campanadas?

Por cierto, os deseo todo lo mejor para este año 2011. Que cada uno se encuentre con su ángel cuando lo  necesite.

No sé si me quedan muchos lectores en estos tiempos en los que las redes sociales hacen furor. Pero prometo escribir más a menudo. Un abrazo a todos.

El comidista

Recomiendo este blog:

http://blogs.elpais.com/el-comidista/

 

  • Porque nos habla claro de temas gastronómicos sin caer en purismos y majaderías postmodernas.
  • Por sus recetas, factibles, y en las que encuentro trucos para aprovechar sobras.
  • Por otras recetas elegantes que igualmente pueden realizarse sin necesitar ingredientes raros ni aparatos complicados.
  • Por su decálogo de desapariciones en temas gastronómicos para el próximo año -el que más celebro es del humo en los bares y restaurantes-.
  • Por temas curiosos como las bolsas biodegradables ruidosas, los paísajes construídos con verduras o unas calabacitas de nombre curiosísimo que estoy deseando comprar.

 

 

Reflexiones eclécticas sin principio ni fin, de Luis Carlos Blanco

Luis Carlos Blanco, el Presidente de nuestra tertulia, presenta su primer libro Reflexiones eclécticas sin principio ni fin.

Lugar: Teatro Principal, Sala Polisón a las 20:00

Junto con el apoyo de su editorial, DOSSOLES, contará con la presencia de las compañeras de tertulia: Amaya, Pili y maría que leerán unos poemas, e Isabel Ibeas, que suplirá a una servidora y leerá mi pequeña contribución.

Desde aquí le deseo a Luis Carlos que disfrute mucho de ese día y felicito a todos los tertulianos el nuevo año, que espero venga cargado de publicaciones y literatura.

Nuevo número de Caleidoscopio

En pleno otoño, los tertulianos, cual buscadores de setas, van recogiendo los frutos de la tierra de las letras y nos los ofrecen con todo su cariño y buenhacer, en la esperanza de que la revista siga viva. Son ya cinco años de Caleidoscopios, y esperamos que sigan siendo muchos más, a pesar de que ni las tertulias ni las revistas son eternas, pero eso sí pueden ser longevas.

En este nuevo número mantenemos las colaboraciones habituales y las de los escritores que se nos han unido última y felizmente. Esperamos que sea de su agrado.

Dos concursos literarios a la vista: el del Barrio de San Pedro de la Fuente, con la temática de El camino de Santiago en el barrio -información en la Biblioteca Miguel de Cervantes- y el del correo de Burgos, que tiene como tema Atapuerca -información en el periódico-. Los dos son de relatos.

 

 

Pedro García Tirado, in memoriam

Este es el tipo de artículo que me temía en algún momento tendría que escribir, pues nuestro compañero, Pedro García Tirado, ha fallecido después de una larga enfermedad a la que se ha resistido como caballero que era. Siempre le recordaré por su entusiasmo y respeto por las letras, por su enorme capacidad para componer sonetos. Buscando la originalidad, la perfección y la musicalidad en ellos; tallándolos y depurándolos como si de diamantes se tratasen, y al final conseguía una piedra brillante, sin defectos. Y aún así, siempre humilde, jamás se vanagloriaba de su talento, sino todo lo contrario. Nos dedicó poemas y horas de su valioso tiempo, y nos permitió conocerlo un poco, pues pronto tuvo que retirarse, pero como pasa con las grandes personas, nunca se las olvida, y permanecen en nuestro memoria literaria y en nuestra alma.

Me hubiera gustado escribir un texto a la altura de Pedro y poner aquí alguno de sus sonetos, pero en estos momentos no los tengo a mi disposición, queda pues pendiente esta tarea, creo que será su Soneto al revés, uno de mis preferidos.