Blogia
anamayoral

Almas grises

Este es el título de la novela de Phillipe Claudel. El título resulta a primera vista un tanto deprimente, y tal vez no lo hubiese elegido como lectura veraniega si no me lo hubiera recomendado mi librero y cuentista favorito, Javier Gil. Desde aquí le doy las gracias por haber puesto esta obra en mis manos y reivindico la figura del librero, pues conoce nuestros gustos y evita que lecturas imprescindibles pasen desapercibidas para nosotros.

Claudel escribe como los ángeles, si es que los ángeles se dedican a estos menesteres. Sabe atrapar magistralmente al lector, dándole un misterio en un entorno muy particular -un pueblo francés en las proximidades del frente durante la primera guerra mundial-. El gris tiñe el ambiente, enrarecido por una guerra que los protagonistas no ven directamente pero que se esconde tras las montañas y todos saben que está allí, y mancha los corazones de los personajes protagonistas en los que la pérdida es una constante. Sorprende desde el principio que se desconoce la identidad del narrador y se entiende que es uno de los personajes que participan o han vivido los sucesos narrados muy de cerca.

A pesar del título, como decía, la novela deja un poso de gratitud al autor por el trabajo bien hecho y un mensaje o moraleja ya muy manido pero no por ello menos cierto: "Las apariencias engañan".

Creo que Claudel se convertirá en otro de mis autores favoritos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

Galetti -

Te quedan dos libros más de este mago... a disfrutar
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres