Blogia
anamayoral

AFTER DARK

Sigo leyendo novelas japonesas y no me canso. Con cada obra llego al convencimiento de que los autores japoneses están dotados de una gran sensibilidad para reflejar los más íntimos pensamientos del ser humano, especialmente los relacionados con el amor. Sin embargo, esta obra de MURAKAMI es radicalmente distinta a otras que ya he comentado en el blog. El autor refleja una realidad: la noche. La noche en la ciudad y en la intimidad del dormitorio. Los personajes de esta noche están tocados por una absoluta soledad y cada uno de ellos, arrastrando el peso de su propia historia, transita a través de los minutos eternos que comprenden la oscuridad. Los insomnes sabemos de esa larga travesía nocturna, vivida como una condena en la que sueño se niega a proporcionarnos el anhelado descanso para el cerebro. Sin embargo los personajes de After Dark parecen haberse refugiado en la noche para sobrellevar la vida durante el día o para sobrevivir a los peligros de la luz del sol. También hay un personaje que nos habla a través de un sueño eterno de bella durmiente sin príncipe que la despierte.

En la novela no hay un principio ni un final, como ocurre en otras obras de Murakami. Podría definirse como una sucesión de imágenes que componen el cuadro vivo de cualquier ciudad. tiene un ritmo y una exposición totalmente cinematográfica, y bien podría llevarse al cine. Como en Vidas cruzadas, de Robert Altman, una pelílcula que convierte al espectador en observador de la vida de unas personas durante unas horas, sin más pretensiones que mostrar la realidad. En After dark, esa realidad a veces parece inocente y en ocasiones se encuentra teñida por la maldad humana que hace desgraciados a los personajes.

En resumen, otra novela muy recomendable que no os dejará indiferentes.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres